Las Pléyades, el Cinturón de Fotones y nuestro Sistema Solar de ORS

Publicar nuevo tema   Responder al tema

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Las Pléyades, el Cinturón de Fotones y nuestro Sistema Solar de ORS

Mensaje  Admin el Miér Oct 01, 2014 11:32 pm




https://i58.servimg.com/u/f58/16/09/32/85/pleyad10.jpg



 Fuente:  contactista Luciano Pardo en libro:
"Y el ayer fué mañana", Zelt-A-Gadifh, Gonzalez Avaria, Jaime.1º Ed. española, San José, Trejos, 1981, 160p
Biblioteca de Mirta Pérez Lavín



'¿Habéis visto cómo se gesta una vida? ¿Habéis observado el cómo las fuerzas energéticas nutren su existencia y desarrollo?
'¿Habéis palpado cómo desde el fondo mismo de la matriz, el grito victorioso de la vida vence a la silenciosa quietud de la muerte?

'¿Habéis visto cómo en epocas del año las aves, cambian su ropaje?
¿Habéis visto cómo se rompe el capullo en flor?
'Así debéis saber que como aquel ser, como aquella avecilla al igual que aquella simple flor, todo todo a su debido tiempo cambia, se transforma, evoluciona más su conformación interna , su esencia no varía'.

'En una parte del Cosmos existe un grupo de estrellas, llamadas Pléyades de la constelación de Tauro. Dicho grupo consiste en varias estrellas visibles a simple vista y muy conocidas, desde la más remota antigüedad. 6 estrellas y 7 con Alción.

'Varios astrónomos posteriormente realizando estudios y calculos minuciosos, llegaron a la conclusión de que 'Las Pléyades' son un sistema de soles que giran alrededor de Alción.

'Hasta aqui lo que vuestra terrena ciencia dice al respecto. Más os diré, que cada uno de estos soles es a su vez centro eje de su propio sistema, compuesto de 12 planetas cada uno.

'Y naturalmente cada uno de estos planetas y satelites viene a constituir un mundo, tan habitado como lo es la Tierra. Con vida tanto animal, vegetal, mineral y por cierto humana.

'Más, debo deciros que aquel sistema solar al que vosotros pertenecéis, con vuestro mundo Tierra, en verdad que ocupa la séptima órbita de aquella Constelación del Tauro, orbitando alrededor de Alción...'.

'De tal modo que vuestro Sol estaría constituyéndo, la octava Pléyade...

'Por cierto vuestros científicos elucubran infantiles teorias, más nunca podrán encontrar la respuesta correcta, puesto que el comprender la vida requiere del conocimiento del espíritu, y vosotros los seres de este hermoso mundo Dogue o Tierra, como vosotros la llamáis no buscáis el camino de la preparación de vuestros espíritus y de ese modo, las respuestas a las interrogantes en un gran porcentaje, serán equívocas.

'Vuestros hombres de ciencia aun creen, que ese conjunto de astros, sean soles nuevos.
¡¡¡NO LO SON!!!

'La coloración de los astros no indica, como vosotros creéis el tiempo determinante de un astro, desde su nacimiento hasta su exterminio.

'Vosotros calculáis conceptos de tiempo que desconocéis. Conocéis y evaluáis el factor tiempo en base a vuestras experiencias, y vuestras experiencias son en vuestro mundo.

'No habéis salido más allá de vuestro sistema, para poder saber que los conceptos, de tiempo son diferentes. Existen conductos energéticos de sistema a sistema, de Galaxia a Galaxia, de mundo a mundo, de Constelación a Constelación, en donde no existe el tiempo.

'Debéis saber que día a día os acercáis más a un término de ciclo, que llegaréis a comprender por sí solos. Ya que se os está acortando el tiempo en que vuestro mundo deberá cruzar, el sector que cada 10.800 años debe pasar.


'Aquello acarreará trastornos a vuestros y otros mundos, que son necesarios para llegar a conocer el Reino de luz dorada.

Puesto que vuestro planeta debe pasar cíclicamente durante 10.800 años por el sector de oscuridad y 2160 años por el de luz, como siempre ha sido desde los comienzos de la Creación.


'Lo que da lugar a la superación y trasmutación de todo lo existente.
Por ello estáis completando un ciclo de oscuridad que se cumple inexorablemente, y así llegaréis a conocer El Reino queráis o no.
Porque son las leyes del Cosmos...


'Vosotros no frenaréis ni alteraréis con vuestras mentiras y corrupción, la entrada de vuestro mundo y vuestro sistema al gran anillo.

Para ello, quienes hayáis cumplido con vuestra evolución, sobreviviréis; allí conoceréis la Justicia del Padre y el cumplimiento de sus Leyes supremas.


'Os explicaré: Así como vuestro mundo tarda 365 dias en su movimiento de traslación, alrededor de su Sol, divididos en mini-ciclos y microciclos (meses, semanas, dias), del mismo modo vuestro Sistema Solar tarda aproximadamente 26.00 años en orbitar alrededor de Alción (Sol Central), a cuya constelación pertenece, órbita dividida en ciclos más pequeños.


'Habéis de saber entonces que vuestro Sistema Solar cada 10.800 años, cumple un ciclo de evolución y por ser de aprendizaje a sus moradores, lo realiza en medio de un orbitar de oscuridad...


'Para pasar cíclicamente al término a otro ciclo de Luz de 2.160 años, llamado también Era o Día Perpétuo.

Sin embargo vuestra ciencia actual ni siquiera admite, semejante hipótesis ni menos aun que pertenezcáis a un sistema estelar, que tiene como eje a la Estrella Alción.


'Es por eso que aquello de "vendré a vosotros como ladrón por la noche", cobra plena vigencia puesto que ante la ignorancia que os rodea, seréis tomados por sorpresa...


'Más el Reino de la "Luz dorada" sólo podrá ser conocido por aquellos seres, cuyas vibraciones sean afines a tan magno lugar, que será un verdadero Edén'.  
[/size][/color]


Última edición por Admin el Vie Mayo 19, 2017 8:48 am, editado 15 veces
avatar
Admin
Admin

Mensajes : 89
Fecha de inscripción : 18/01/2011
Localización : Valdivia - Chile

Ver perfil de usuario http://gentedelespacio.latinforos.net

Volver arriba Ir abajo

Re: Las Pléyades, el Cinturón de Fotones y nuestro Sistema Solar de ORS

Mensaje  Admin el Miér Oct 01, 2014 11:34 pm

Fuente:
"Y el ayer fué mañana", Zelt-A-Gadifh.1º Ed. española, San José, Trejos, 1981, 160p

Testimonio del contactista (Luciano Pardo):



"Era un hermoso atardecer, más bien una bellísima puesta de sol, una de tantas que durante mi existencia había contemplado. Ahora, sentado en una roca, dominaba con mi vista el agreste paisaje que se erguía esplendoroso ante mí: colosales montañas, testigos elocuentes de la sabiduría divina, árboles centenarios de retorcidos brazos en actitud de entrega, de acogedor follaje que invitan al descanso sempiterno.



"Alegres trinos de melodiosos cantos que a soñas convidan, y bajo mis pies, la tierra que con su fuerza viviente pugna por prevalecer; mientras yo, en actitud contemplativa y ante el lento transcurrir de las horas quedas, en proyección hacia el infinito, voy en pos del encuentro con el Todo de mi Ser.


"Y en medio de mis cavilaciones, me preguntaba el por qué me atraen tanto los atardeceres, con sus rayos iridiscentes de tibia pureza y el por qué los busco con inefable calma y el por qué los gusto con infalible gozo, y he buscado las respuestas mientras más las busco no las sé.



"Y tal vez sea por la tristeza que a mi alma embarga, tal vez por la añoranza que mi alma siente o por la melancolía que en mi alma pena; tal vez sea porque en su policromía armónica, mi espíritu en ellos encuentra solaz refugio o el sosiego amalgamado que no encuentro entre los hombres.


"Y oigo en ellos, el canto cadencioso de la naturaleza o el susurrar encantado de la floresta. Y no lo sé. sólo sé que me atraen los busco y extasisado en ellos, soy felíz.


"Y aquel era un hermoso atardecer. Un atardecer en que mientras los dorados rayos del sol fecundaban la Tierra en aciago vértigo, la nostalgia hacía presa de mi ser, ensoñando los cantares de mi alma.


"Era el ocaso y con los últimos rayos del sol en suave despedida, hizo su aparición un prodigio que me llenó de asombro y el que desencadenaría otros no menos extraordinarios.


"El paisaje aquel en que minutos antes se había solazado mi espíritu, con sus tonalidades verde-amarillentas ya no era tal, cambiando bruscamente a un brillante de extrema suavidad: los elementos generando su esencia diamantina parecían querer establecer, un puente de comunicación con mis sentidos, mientras mi corazón gozoso e inquieto fue siendo presa de una extraña placidez.


"Seguido de este primer prodigio, no se hizo esperar el segundo y he aquí que suspendida en el aire a veinte metros de altura, en fracciones de segundos se materializó uno de aquellos colosales ingenios, soberbio, impactante. Uno de aquellos que tantos autores habían tratado de describir; uno de aquellos que mi ser siempre se negara a desconocer; uno de aquellos que tan ansiosamente buscaba.


"Y yo me encontraba allí, a escasos cuarenta metros en toda su magnífica presencia: soberbio, colosal, luminoso, "tan luminoso como mil soles" como diría un profeta de los antiguos y que sin embargo no dañaba mi vista.


"Se trataba de una nave intergaláctica, un platillo bi-convexo de forma ovoidal, cuyo diámetro calculé aproximado a los cien metros y mientras se mantenía estática, pude observar que en su parte superior dejaba ver una hilera de ventanillas redondas tipo ojo de buey y por sobre esta construcción, una especie de cúpula semi-transparente, a través de la cual pude apreciar algunas siluetas difusas en parsimonioso y acompasado movimiento.



"Su vientre estaba provisto de tres concavidades en forma de semi-esferas hacia adentro, como huecas las que giraban lentamente en una misma dirección y sin colorido aparente alguno.
Toda su arista estaba rodeada de orificios de rectas líneas, y oscura construcción las que más tarde sabría se trataban de conductos de salida, de un tipo de energía cósmica que utilizan para sus desplazamientos.



"De pronto, del centro mismo de aquel vientre se abrió un espacio inexistente, por el cuál fluyó un haz luminoso, haz que desde su interior utilizó uno de sus tripulantes para su descenso, el que con cadenciosos pasos se encaminó hacia mí.



"Su diestra enguantada sostenía un cilindro metálico color dorado, el que al enfocarme con dicho instrumento me sentí inundado por una placidez y serenidad indescriptibles".

"Vestía un traje tipo buzo color crema claro y de una sola pieza, pues no aprecié broches ni costuras a modo de uniones, el que sin ser ajustado se ceñía a las formas de su cuerpo con comodidad.
El corte del cuello era del tipo redondo y bajo el se asomaba una prenda elástica, tipo beatle, de color negro. Un ancho cinturón negro dividía su anatomía; poseía orificios de lucecillas de diversos colores: rojo, verde, azul.



"Sus manos eran cubiertas por guantes ajustados de color negro, los que se perdían bajo las mangas del buzo, del mismo material que el beatle.
Calzaba botas, de un brillantísimo color plateado espejo hasta las rodillas y de gruesas suelas (si así se pudiesen llamar).

Al caminar no tocaban el suelo, sino se desplazaban suspendido a diez centímetros de la tierra bajo la planta de su calzado.


"Pude notar y me llamó poderosamente la atención, que bajo sus pasos se arremolinaban piedrecillas y pasto, elementos que al dar el paso, estos volvían a su posición original.

"Mientras se acercaba al punto en donde yo estaba situado, observé que se trataba de un ser más bien alto, más alto que el promedio de nosotros los terrestres. Aparentaba unos 40 años de edad con un rostro algo alargado y de piel extremadamente pálida, del tipo nacarado, la que no mostraba ningún tipo de imperfecciones o accidentes del tipo dérmico.



"Su cabello, siendo de un rubio muy claro, extremaba en lo platinado, semi liso llegándole hasta los hombros en grácil caída y perfecto orden. Sus ojos ligeramente más grandes que los normales de un tipo almendrado, brillaban de un azul intenso, de un azul turquesa, de un azul verdoso fuerte, que dejaban traslucir una profunda y penetrante mirada.



"A modo de descripción puesto que mi limitado lenguaje no tiene la capacidad de formar en palabras las imagenes y apreciaciones extraterrenales que requieren sin duda alguna, de algún tipo de sentimiento que al nacer lo hemos perdido.



"De nariz perfecta y dibujados labios con precisión increíbles, llevando el sello de la ternura y la bondad y que en ningún momento abandonaron su leve sonrisa de complacencia y comprensión, hacia ese ser terreno que tenía enfrente a él, tan insignificante y desvalido como era en estos momentos mi sentir.



"Diría que se trataba de un ser de una extrema belleza física e interior, armónico, mesurado, sereno; hermosura que escapa al arquetipo humano; belleza que sólo nos es dable encontrar entre los angeles descritos en las escrituras; hermosura que no es dable expresar en un lenguaje limitado y común.


"Me indicó primeramente con un gesto de su mano que me calmase y tuviese confianza y fé, mientras con lentitud me dirigía aquel cilindro metálico, el que en su conformación interna pude apreciar un sistema de lucecillas de los más extraños y depurados colores en corridas, las que giraban en sentido inverso en relación a la precedente.


"Le inquirí de qué se trataba, a lo que me explicó a grandes rasgos su mecánica, sus aplicaciones y su finalidad, entre las que se contaba la particularidad de ejercer ciertas influencias en un tipo de células del cerebro, regulando de ese modo algunas reacciones humanas incontroladas por el humano mismo.


"De otro modo continuó, 'podrías desequilibrar'. Y mientras me hablaba, o lo que creí que eran palabras, puesto que no movía sus labios siempre sonrientes, sentía su voz resonante dentro de mi mente, como un eco y aunque me explicó no hablase, sino fijase las ideas, inconscientemente le dirigía la palabra.

Lucía una capa roja, la que le colgaba con gracia hasta las rodillas, sobria y unida por los hombros a través de una huincha dorada a modo de sujetador de la misma.

"Luego de un breve y casi normal diálogo, como aceptando y comprendiendo con inmenso amor casi paternal mis infantiles recciones y descontroladas emotividades, después de un corto silencio, me explicó:


"Amado hermano, calmaos y poned atención.
En poco tiempo estallará la desagradable llamada del odio y el rencor acumulado por la ineptitud del hombre, la ineptitud de no saber amar.

Ha llegado el momento en que despertéis vuestra conciencia aletargada, y lleguéis a ser quién fuísteis, como los que son deberán llegar a serlo.

"Debo deciros que seréis mecidos, como mecidos son vuestros otros hermanos, como mecida es vuestra Tierra, pues de otro modo no reconoceríais los caminos que conducen hacia vosotros mismos.

"Aplicad la Ley de afinidades y sed vosottros mismos, los que fuísteis, los que seréis. Más adelante se acerca un ciclo que comprenderéis por sí solos, puesto que día a día os acercáis más con vuestro mundo y debéis prepararos para ello.

"Debéis desde ya renunciar a muchas fallas humanas; debéis acercaros a todos vosotros, debéis amar todo cuanto os rodea; debéis comprender hasta lo incomprensible, pues esa es la única forma de Ver".


Última edición por Admin el Miér Mayo 20, 2015 11:20 pm, editado 4 veces
avatar
Admin
Admin

Mensajes : 89
Fecha de inscripción : 18/01/2011
Localización : Valdivia - Chile

Ver perfil de usuario http://gentedelespacio.latinforos.net

Volver arriba Ir abajo

Re: Las Pléyades, el Cinturón de Fotones y nuestro Sistema Solar de ORS

Mensaje  Admin el Miér Oct 01, 2014 11:50 pm

"Luego de un breve y casi normal diálogo, como aceptando y comprendiendo con inmenso amor casi paternal mis infantiles recciones y descontroladas emotividades, después de un corto silencio, me explicó:


"Amado hermano, calmaos y poned atención.
En poco tiempo estallará la desagradable llamada del odio y el rencor acumulado por la ineptitud del hombre, la ineptitud de no saber amar.
Ha llegado el momento en que despertéis vuestra conciencia aletargada, y lleguéis a ser quién fuísteis, como los que son deberán llegar a serlo.
"Debo deciros que seréis mecidos, como mecidos son vuestros otros hermanos, como mecida es vuestra Tierra, pues de otro modo no reconoceríais los caminos que conducen hacia vosotros mismos.

"Aplicad la Ley de afinidades y sed vosottros mismos, los que fuísteis, los que seréis. Más adelante se acerca un ciclo que comprenderéis por sí solos, puesto que día a día os acercáis más con vuestro mundo y debéis prepararos para ello.

"Debéis desde ya renunciar a muchas fallas humanas; debéis acercaros a todos vosotros, debéis amar todo cuanto os rodea; debéis comprender hasta lo incomprensible, pues esa es la única forma de Ver".

"Hoy sabéis que gracias a la biofísica moderna, vuestros cuerpos físicos no solo provienen de los reinos animal, vegetal y mineral, y que mientras vivís necesitáis de los mismos elementos para subsistir y que cuando cumplís con vuestro ciclo de vida, pasáis a integraros nuevamente a los elementos de donde provinísteis.


"Si no que además sabéis que vuestros cuerpos físicos compuestos de masa o materia, los constituyen diversas estructuras moleculares, las que al descomponer en su parte más ínfima os da como resultante el átoomo con sus partículas inherentes.


"Entonces, vuestra materia no es tan solo eso, materia sino compuestos de cargas eléctricas y otras diferentes energías; por tanto, vuestros cuerpos físicos y todo lo existente y palpable a vuestros finitos sentidos de materia, no son otra cosa que energías y más energías manifestadas en diferentes estados vibracionales, siendo vuestros cuerpos físicos de una bajísima frecuencia vibracional.


"Entonces ya la muerte no lo es tal, sino que la mutación energética de un estado a otro más sutil luego de cumplido su ciclo, y cada ciclo de vida y cada ciclo de muerte no es otra cosa que un escalón más que cada cual, haciendo un buen uso de su libre albedrío y de las Leyes Inconmensurables de la Creación, puede lograr hasta alcanzar planos superiores de existencia manifestada en diferentes formas y lugares del espacio-tiempo.


"Dando así cumplimiento a la Ley Cíclica de Evolución, en donde lo inferior debe de trascender a lo supremo como supremas son sus leyes.


"Y es así como dentro de un gran ciclo de evolución, existen incontables mini-ciclos y a su vez micro-ciclos los que se repiten una y otra vez, obedientes a los flujos y reflujos naturales, leyes a las que no pueden escapar nada de lo existente en el Universo Infinito.


"Ni las flores con su belleza y lozanía, ni los elementos en medio de su majestuosidad, ni el reino animal con su pobreza de espíritu, ni esferas superiores de evolución... Ni menos el hombre con su soberbia y sus leyes de injusticia y no verdad.


"De este modo, os encontráis que desde vuestros albores os habéis interesado siempre en el mundo que os cobija, y en el Universo que os contiene. Los vestigios más antiguos que podéis examinar os enseñan que la observación del cielo, de los cuerpos que se desplazan en él y de los movimientos que los animan (mecánica celeste), ha ocupado de por siempre un lugar de honor en el inventario de las preocupaciones primordiales vuestras.


"Por ello y desde la más remota antigüedad sabíais por simple observancia, que cada mañana el Sol sale delante de una Constelación de la esfera celeste. Sabíais igualmente que el Sol parece estar animado cada mañana, por un cierto movimiento y que no sale exactamente frente al mismo punto de la constelación que el día anterior.


"Habéis llegado incluso, a daros cuenta de que en función de ese movimiento, al cabo de treinta días, el Sol cambiaba de Constelación.
Observásteis que transcurrida una sucesión normal de cuatro estaciones, en algunas latitudes, durante las que el Sol habría salido sucesivamente frente a doce constelaciones distintas, no se asomaba delante de una decimotercera, sino que volvía a lanzar sus primeros rayos contra la que le había albergado doce treintenas de días antes.


"Por lo tanto, llegásteis a saber con exactitud que el Sol parecía tener citas durante todo el año, en épocas idénticas con cada una de las Constelaciones.
avatar
Admin
Admin

Mensajes : 89
Fecha de inscripción : 18/01/2011
Localización : Valdivia - Chile

Ver perfil de usuario http://gentedelespacio.latinforos.net

Volver arriba Ir abajo

Re: Las Pléyades, el Cinturón de Fotones y nuestro Sistema Solar de ORS

Mensaje  Admin el Miér Mayo 20, 2015 11:21 pm

Reportaje televisivo a Luciano Pardo, desde el minuto 40 aquí:

avatar
Admin
Admin

Mensajes : 89
Fecha de inscripción : 18/01/2011
Localización : Valdivia - Chile

Ver perfil de usuario http://gentedelespacio.latinforos.net

Volver arriba Ir abajo

Re: Las Pléyades, el Cinturón de Fotones y nuestro Sistema Solar de ORS

Mensaje  Admin el Mar Sep 01, 2015 12:28 am

Continúa aquí:

Ingreso del Sistema Solar de ORS a la Constelación del Toro, Las Pléyades

http://cinturonfotones.superforos.org/t37-ingreso-del-sistema-solar-de-ors-a-la-constelacion-del-toro-las-pleyades
avatar
Admin
Admin

Mensajes : 89
Fecha de inscripción : 18/01/2011
Localización : Valdivia - Chile

Ver perfil de usuario http://gentedelespacio.latinforos.net

Volver arriba Ir abajo

Re: Las Pléyades, el Cinturón de Fotones y nuestro Sistema Solar de ORS

Mensaje  Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
Puedes responder a temas en este foro.