Ingreso del Sistema Solar de ORS a la Constelación del Toro (Las Pléyades)

Publicar nuevo tema   Responder al tema

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Ingreso del Sistema Solar de ORS a la Constelación del Toro (Las Pléyades)

Mensaje  Admin el Jue Nov 13, 2014 12:43 am

Fuente:  grupo de contacto liderado por  Luciano Pardo
Lugar: Santiago de Chile
Receptor (mentofonía):  Luciano Pardo
Nombre del comandante:  Vel Azor
Biblioteca de Mirta Pérez Lavín


Imágen:
http://subefotos.com/ver/?9f4044bc02e7fd33a69647665b12be7eo.jpg


Ingreso del Sistema Solar de ORS a la Constelación del Toro (Las Pléyades)

Trazando una perpendicular a la linea cronológica del pasillo descendente (misma que apunta hacia la Estrella Polar o Alfa Draconis), se llega a la estrella Alción de la Constelación de Las Pléyades.    
Fue necesario retrotraer la Alción hasta el meridiano de la Gran Pirámide, para lograr la coincidencia.
Esta posición tarda en repetirse 25.694,25 años.

Una vez hecho los cálculos respectivos y combinados con los anteriores referentes a la Estrella Plar, se llegó a la fecha:  hora cero (medianoche), del día del equinoccio otoñal del año 2144 A.C. (22 de septiembre).

Las estrellas Polar y Alción se encuentran en puntos de la esfera celeste muy distantes entre sí, y realizan movimientos tan completamente distintos que sólo las altas matemáticas pudieron retro traerlos a sus puntos originales.

Así pues, los científicos modernos tienen el mérito de haber hecho estos descubrimientos que revelan la grandeza y sabiduría de los científicos que levantaron la Gran Pirámide.

Continuando con Alción, conviene puntualizar sobre el grupo de Las Pléyades de la Constelación de El Toro.
Dicho grupo consiste de varias estrellas visibles a simple vista, y muy conocido desde la antigüedad, debido a su aparente forma geométrica fácil de identificar y que los campesinos griegos, usaban como aviso de la proximidad de la recolección de las siembras.

Estudios especiales efectuados a este grupo de estrellas y después de muchos años de observación directa y fotográfica, se llegó al convencimiento de que por lo menos las seis más visibles (siete con la propia Alción), forman realmente un sistema físico.

Es decir no se trata de estrellas con movimiento y vida independiente, sino que obedecen a un centro gravitatorio, girando como lo hacen nuestros planetas alrededor del Sol.

Estudios altamente serios y científicos que se han realizado con cálculos minuciosos sobre la misma materia, han arrojado la conclusión de que efectivamente Las Pléyades constituyen un sistema de soles que giran alrededor de Alción.

Por su parte, la astrofísica oriental reconoce precisamente a Alción como centro de la Órbita Solar.
Así mismo el balanceo del eje terrestre que produce una serie de fenómenos (uno de ellos la precesión de los equinoccios), probablemente este muy estrechamente relacionado con Alción.

Ahora bien, cada uno de esos soles a su vez es centro de eje de su propio sistema planetario y actualmente cada uno de esos planetas, viene a ser un mundo con vida vegetal, animal y humana.

En la obra "El día más joven" aparecen inquietantes afirmaciones, relacionadas con Las Pléyades.

En efecto, se puntualiza que nuestro sistema planetario forma parte del sistema de soles pertenecientes al sistema de Las Pléyades, o lo que es lo mismo que no son seis soles los que giran en torno de Alción, sino muchos más y que el nuestro simplemente ocupa la séptima órbita, que recorre en un espacio de aproximadamente 26 mil años divididos en dos periodos de más de doce mil años.
De los cuales cada uno, de dos mil y algo más de "luz" y más de diez mil de "oscuridad".

En estos momentos estamos viviendo el final de los más de diez mil años de oscuridad, y consecuentemente estamos por entrar en los más de dos mil de luz.
¿Cómo se explica este fenómeno?

Alción tiene a su alrededor un gigantesco anillo o disco de radiación en posición transversal, al plano de las órbitas de los soles de su sistema y dicho disco, tiene un alcance efectivo de muchos cientos de años-luz.
De lo anterior se desprende que cada uno de los soles de dicho sistema, a su tiempo y obligadamente tiene que cruzar el dicho anillo o disco de radiación.

La velocidad de cada Sol es distinta, y por tanto se toma tiempo distinto para cruzar el anillo.
En el caso de nuestro Sol, tarda aproximadamente dos mil años en cruzar el disco de radiación.

Este disco o anillo consiste de la descomposición, división o rompimiento (hoy todavía desconocido en La Tierra), del electrón...
Al penetrar La Tierra en esa radiación, serán excitadas todas las moléculas y todos los átomos de todos los cuerpo existentes, sufriendo con esto una transformación de magnitud imprevisible.

Lo más notable es que con la mencionada excitación molecular, se creará un tipo de luz constante no caliente; luz sin temperatura que no produce sombras, de tal manera que ni en las cavernas más profundas existirá la oscuridad.
Y naturalmente en nuestro interior humano tampoco habrá oscuridad.

Todo absolutamente todo lo material en su exterior e interior, quedará iluminado sin sombras a partir del momento en que vuestro mundo penetre de lleno en la radiación.

Esto naturalmente producirá muchos cambios en todas las manifestaciones de vida;  aparecerá vegetación antes desconocida y muy rica en alimento y sabor.

Esto ha venido sucediendo desde siempre, cada diez mil años (recordemos las glaciaciones y el zodíaco de dendera), con lo cual se explicarían muchos fenómenos de gran trascendencia como son las épocas glaciales y otros cataclismos, que han modificado la geografía y la vida.

Pues el anillo de Alción nos traerá grandes beneficios, pero también producirá grandes calamidades por lo menos al principio.

Consecuentes siempre con el principio de que no existen las casualidades, sucede que la mitad entre paso y paso del anillo de radiación comprende seis mil años.   Los mismos que vendrían a quedar en forma de cinco mil "oscuridad" y mil de "luz".    
Este número lo señala la Gran Pirámide como seis mil años de era adámica, al final de los cuales "todo será cambiado".

Pensamos honestamente que las profecías de la Gran Pirámide son inequívocas, exactas y altamente científicas.

El anillo de la estrella Alción, podría compararse con el anillo de Saturno, con la diferencia de que el anillo de Saturno es de dimensiones reducidas, relativas al propio Saturno y a nuestro sistema planetario.
Y al respecto se ha establecido que está formado de polvo y rocas (asterioides), mientras que el anillo de Alción se extiende varios cientos de años-luz y es "manásico" o sea que está formado por radiaciones de un tipo muy particular.

Efecto de la rotura división o descomposición de los electrones, razón por la que esa energía (radiación), viaja en el espacio a mucha mayor velocidad que los electrones normales.
Produciendo una excitación molecular y atómica que modifica la materia que toca, por donde pasa a la vez que produce luz sin temperatura que hasta hoy os es desconocida.

No obstante, este fenómeno ha venido ocurriendo cada diez mil años de manera matemática.
Muy pronto la ciencia reconocerá haber encontrado en el espacio exterior, radiaciones antes desconocidas.

A partir de ese momento todo será sólo cuestión de tiempo (de poco tiempo), para penetrar de lleno en la zona manásica que modificará radicalmente la naturaleza que nos rodea, empezando el fenómeno por acontecimientos violentos y trascendentales.

A partir de 1962 nuestro sol ha estado a punto de entrar en el disco manásico de Alción, cuyo instante preciso no es previsible.

La proximidad de tan importante fenómeno viene a explicar la presencia tan insistente de cosmo naves extraterrestres, así como sus constantes y misteriosos viajes, pues sus tripulantes saben todo lo relativo al anillo manásco, y lo que sucederá a todo el Sistema Solar.

Si La Tierra entra en el anillo antes que el Sol, se producirá un fenómeno atmosférico semejante aun incendio tanto del cielo como de todo el planeta. Esto, no obstante que no habrá calor ni dañará a nadie, pues será un fenómeno solamente para la vista, para los sentidos.

Aunque desde el principio se observaran alteraciones en la materia, que aparecerá como luminosa quizás como fluorescente.

Por otra parte en el caso de que el Sol entre primero en el anillo, se producirá en La Tierra, una oscuridad como noche con lluvia de estrellas que durará aproximadamente unas cinto diez horas.

Luego La Tierra sufrirá el fenómeno ya descrito para quedarse con luz de día constante durante dos mil años.

La oscuridad de que hablamos será consecuencia, de la modificación repentina que la radiación solar sufrirá por el contacto con el anillo manásico.

La lluvia de estrellas del segundo caso, será consecuencia de la extraordinaria excitación molecular en la atmósfera. El día perpetuo (2 mil años) será consecuencia de la propia radiación, no dependiendo y del sol para tener luz de día.

El ser humano de hoy ha pasado por lo menos por dos mundos, antes del actual:
el embrionario y el primitivo; y este en el que hoy vive es de expiación, para luego de el pasar a uno de reposo.



Encuentro con el Cinturón de Fotones:
http://cinturonfotones.superforos.org/t21-encuentro-con-el-cinturon-de-fotones-por-noel-huntley-ph-d#33
avatar
Admin
Admin

Mensajes : 88
Fecha de inscripción : 18/01/2011
Localización : Valdivia - Chile

Ver perfil de usuario http://gentedelespacio.latinforos.net

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
Puedes responder a temas en este foro.